Islamistas utilizan la esclavitud sexual para reclutar nuevos miembros. El feminismo le allana el camino dificultando el cortejo

Imagen cortesía de culturacolectiva.com – Todos los derechos reservados

La esclavitud sexual es una de las principales prácticas que utilizan los islamistas para el reclutamiento de nuevos miembros, mientras tanto el feminismo silenciado a esta problemática allana su camino dificultando el cortejo. Con el Islam por delante, el Estado Islámico esclaviza desde lo sexual a quienes no practican su religión y desde allí los transforman en integrantes de su fuerza de choque.

Niñas y adolescentes son violadas con el Islam como carta magna autorizante a esta situación. El silencio del feminismo ante estas situaciones que se dan a diario en el mundo islámico, llaman la atención por la permisividad ante una de las problemáticas más importantes de las jóvenes y niñas que en cualquier otro lado del mundo.

Esta captación de jóvenes con el objetivo de la esclavitud sexual termina siendo para el Estado Islámico la mejor manera para el reclutamiento de nuevos miembros para sus filas. El comercio de menores es moneda corriente en los territorios que tienen control los islamistas. El mundo mira el acontecimientos de estos sucesos años a años con muchas de las movidas de occidente, como el feminismo, allanando el camino con el silencio o la aceptación de esta situación como normales.

FUENTE: The New York Times

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *