¿Qué es el «Discurso de Odio»?

El concepto de «Discurso de Odio» como herramienta de censura y control de la opinión pública.

Islamistas piden la decapitación de quienes insulten su religión.

Neologismos posmodernos

«Discurso de odio» de la misma forma que «Violencia de Género» son neologismos posmodernos. Estos se forjan en la academia neomarxista con el objetivo abiertamente declarado de «deconstruir» la cultura occidental.

En el caso de «Violencia de Género» (expresión que, recordemos, hace 15 años todavía no se nos había impuesto), se denomina así a todo ejercicio de poder o autoridad de un hombre sobre una mujer, calificándolo automáticamente como «violencia» y desempoderando así al sexo masculino. Esto con el objetivo último de generar sociedades occidentales feminizadas y sumisas, incapaces de organizarse para resistirse a la agenda de la élite global (ideología de género, migración masiva, etc.).

El Discurso de Odio y la Agenda Global

Jacques Derrida, arquitecto de la «deconstrucción» posmoderna de la cultura occidental, a la que describía como «Falogocéntrica».

En el caso del «Discurso de Odio», el objetivo no es la «deconstrucción» del carácter falo-(patriarcal), sino del logos-céntrico (centrado en la palabra y el conocimiento) de la cultura occidental de base cristiana.

La adopción generalizada de Internet y las redes sociales, ha generado la pérdida por parte de las élites globales del control sobre la opinión pública que se ejercía a través de los medios masivos de comunicación, principalmente (agencias de noticias/periódicos/radio-televisión).

Al impedir la discusión abierta de ideas, criminalizando las contrarias a su agenda, las élites buscan retomar el control sobre la narrativa histórica que el ejercicio de la libertad de pensamiento por la ciudadanía en las redes ha comenzado a arrebatarle, con el ejemplo más claro de ésto en la elección de Donald Trump en Estados Unidos.

Pero el «Discurso de Odio» no solamente traería como consecuencia la protección de la agenda globalista. La supresión de la libre discusión de ideas, coartará además de la capacidad de organización de la sociedad, la capacidad cognitiva social, el poder comprender orgánicamente los problemas reales que enfrentamos.

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario