[Suecistán] ANTIFA interrumpe marcha LGBT porque “Los gays son ofensivos para los musulmanes”

Ya sea que estemos de acuerdo con sus creencias o no, las marchas del orgullo gay son relativamente pacíficas. Marchan con banderas de arco iris, visten ropa bizarra y dicen a todos cuán orgullosos están de ser homosexuales. ¿Molesto? Si, especialmente si sentís que están forzando a la sociedad a aceptar cualquier delirio para acomodarse a las preferencias de una minoría, pero difícilmente se pueda caracterizar a estas marchas como violentas.

Sin embargo, cuando comienzas a incluir a Suecia, los musulmanes y Antifa en la mezcla, tienes una receta para el desastre. Recientemente en Estocolmo, se llevó a cabo un evento de orgullo gay que causó un poco de controversia. Todo iba bien hasta que la marcha ingresó a un territorio predominantemente musulmán. Lo que sucedió después es un poco confuso, por decir lo menos:

Antifa (abreviatura de “Antifascistas”) apareció en la escena, y no estaban del todo complacidos con los lugares que los manifestantes del Orgullo Gay estaban eligiendo. ¿Por qué? Porque era una prueba viviente de que los musulmanes no apoyan a los homosexuales. En cambio, en sus propios países, los tiran de los puentes y los apedrean hasta la muerte.

Antifa comenzó a gritarle a los participantes de la marcha, y a acusarlos de “fascistas”. El reportero que cubrió el evento señaló cómo algunas personas decían que era “un truco de relaciones públicas, destinado a dividir a las comunidades”. Pero, ¿No se supone que Antifa es pro-gay y pro-islam? Parece que cuando finalmente se dieron cuenta de la tensión entre cada comunidad, se vieron impulsados ​​por la idea de tener que elegir a uno de los lados. Quienquiera que fuera el enemigo debía ser etiquetado como nazi y fascista. Así que ahora, según Antifa, los homosexuales son neonazis racistas que marchan para ofender a los musulmanes.

Cada vez más homosexuales son “redpilleados”, por así decirlo, en gran medida gracias a Milo Yiannopolos. Después de este incidente, no me sorprendería si un número aún mayor rechazara los movimientos de extrema izquierda y se uniera a la derecha de los asuntos políticos y sociales. Solo el tiempo dirá, pero todavía tenemos suficientes pastillas rojas para todos.

Fuente: Squawker.org

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *