El pollerudo del año: Un Holandés viajó a China y esperó a su cita online por 10 días en el aeropuerto.

Alexander CirkLuego de conocer a una supuesta chica oriental por Internet, Alexander Cirk, un Holandés de 41 años se decidió a viajar a China, para sorprender a su novia a distancia, una señorita de 26 años y aspecto pulido, indistinguible de cualquier otra estrella de K-Pop (Si, estoy siendo racista, pero como es hacia los asiáticos, no importa).

Pero a Cirk le esperaba una previsible decepción, al gradualmente darse cuenta de que la chica de sus sueños no iba a presentarse para arrojarse a sus brazos impresionada por su gallardía.

Ahora, hablando en serio…

La confluencia de la demagogia en las políticas sociales y los esfuerzos mal disimulados del feminismo por obstaculizar la formación de parejas, criminalizar los rituales de cortejo y en especial toda la iniciativa sexual masculina, tienen un saldo oculto.

Cuando pensamos en víctimas, lo primero que pensamos es en mujeres, pero no son solamente las madres solas, con sus hijos muchas veces semihuérfanos, ni los solitarios espectros femeninos que conviven con 5 o 6 gatos, encerrados en sus apartamentos, víctimas de haberse dado cuenta demasiado tarde, de que de los 40 a los 80 es un tiempo demasiado largo para estar sola.

Los hombres también somos víctimas de esto, algunos como Cirk más que el resto pero la dificultad para encontrar a una pareja adecuada para compartir tu vida siendo hombre se ha convertido de un placer en poco menos que una misión imposible. El feminismo ha generado tal grado de paranoia en las mujeres respecto de sus parejas estables, que no hay momento de la relación en que muchas de ellas puedan evitar estar a la defensiva, cuando no directamente a la ofensiva y pretendiendo en la misma pareja humillar tan profundamente puedan a un varón desarmado, que solamente quiere compartir la aventura de la vida con ellas, para alcanzar ese estatus de valiente mujer liberada que el feminismo promete, pero que a la larga termina trayéndonos a ambos, hombres y mujeres distintos sabores de soledades, de decepciones, de desconciertos.

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *