Epidemia de abuso infantil en Uruguay se asemeja a Camboya y es facilitada por la destrucción de la familia

En la entrevista realizada esta mañana por Nicolás Nuñez, el experto criminólogo Nicolás Trajtenberg comentó que en su trabajo en las comunidades del interior del país donde se suelen dar estos episodios de explotación sexual de menores, las situaciones se asemejan a lo que ha visto en Camboya.

Como en Camboya

“Más allá de todas las diferencias culturales, yo, hace 8 años, trabajé en un proyecto en el norte del país, en estos temas, con el INAU. Muchos de los fenómenos que observé en Rivera, en Bella Unión, en Artigas, también los observé en Camboya” – Nicolás Trajtenberg

Familias Desestructuradas

Como habíamos observado previamente desde Varones Unidos, estas situaciones de explotación sexual infantil se están dando principalmente en localidades del interior y la responsable de ofrecer los servicios sexuales de los menores es una mujer adulta (generalmente la madre) sobre niñas que no conviven con su padre biológico.

“Niños que están en familias desestructuradas, con problemas de prostitución infantil, con adultos que los compran, donde el estado está sin capacidad de controlar e inspeccionar qué está ocurriendo”

“Lo que encontramos fueron situaciones en las cuales chiquilines, chiquilinas, sufrían abusos sexuales por parte de adultos. En familias pobres y desestructuradas, donde los padres no podían tener capacidad de control o supervisión, y esto mismo encontré cuando estaba trabajando en Camboya”. – Nicolás Trajtenberg.

Apartar a radicales de extrema izquierda que tienen a la destrucción de la familia como un “objetivo revolucionario” del diseño de políticas públicas, reformar las ayudas sociales para evitar que promuevan la desestructuración familiar, rever la legislación familiar y la aplicación misándrica de la misma en los juzgados de familia son solo algunas de las medidas que pueden sin mayor inversión de recursos ayudar a paliar estratégicamente las condiciones que derivan en esta situación.

De esta forma no solamente estaremos colaborando a solucionar la condición de vulnerabilidad a la que quedan expuestas estas niñas sino también la alienación de generaciones enteras de hombres privados de su integración familiar, coduciendo a altas tasas de suicidio y criminalidad.

Fuente: Teledía primera hora

 

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *