6 feministos que acusaron a #GamerGate de misoginia terminaron en prisión por delitos sexuales

Imagen cortesía de drexel.edu – Todos los derechos reservados

Un total de seis “hombres feministas” que previamente habían adquirido protagonismo denunciado la supuesta “misoginia” de la comunidad gamer, se encuentran actualmente en prisión por haber cometido delitos sexuales contra mujeres.

La ironía, similar a la de la integrante de Ni Una Menos en Argentina que ha sido encarcelada por asesinar a una mujer, es de peso, pero bueno, “que pasen los desgraciados”:

Matt Hickey: Este periodista anti-Gamergate se enfrenta a tres cargos de violación y por estafas con una agencia falsa de pronografía, con las cuales engañaba a las mujeres a tener relaciones sexuales.

Devin Faraci: Periodista y editor en jefe, este atacante de los Gamergate fue acusado por varias mujeres por conducta inapropiada.

Robert Marmolejo: Fue acusado de acoso por una feminista, al igual que acoso y abuso de mujeres que se hicieron público en varios tweets. Ante lo cual debió eliminar su cuenta en Twitter ante la cantidad de acusaciones que recibía.

Jamie Killstein: Conductor en una radio feminista americana recibió denuncias por abusar de las mujeres que entrevistaba en su podcast, el cual fue dado de baja.

Juan Thompson: Tras ser despedido por fabricar y publicar historias falsas, varias contra los Gamergate, fue detenido por el FBI por ocho amenazas de bombas a centros comunitarios judíos. Las amenazas también se dieron por correo electrónico y hasta su ex novia lo denunció.

Leland Yee: Este ex senador demócrata que también apuntó contra los Gamergate, fue condenado a 5 años de prisión por tráfico de armas, pese a ser un gran crítico de los juegos violentos en su época política.

¿Qué es #Gamergate?

#Gamergate, es el movimiento de la comunidad gamer en respuesta al intento de “feminizar” la comunidad gamer, haciéndola obedecer los patrones culturales ginocéntricos que gobiernan gran parte de nuestras vidas en las sociedades occidentales actuales. Esta campaña de “shaming” contra la comunidad gamer, acusando a sus integrantes de “machistas”, “misóginos” y “perdedores que viven en el sótano de los padres”, protagonizada por Anita Sarkeesian, Zoe Quin entre otros, llegó a catalogar a #Gamergate,  como “peor que ISIS“.

Desde que inició #Gamergate en 2014 su miembros han sido acosados por los medios de comunicación tradicionales y los medios digitales que buscan imponer la hegemonía cultural neomarxista a la cultura digital sin éxito alguno.
FUENTE: Age Of Shitlords

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *