Agitadores de extrema izquierda protestan el resultado de las elecciones y piden que violen a la mujer de Trump.

"Violen a Melania"
“Violen a Melania”

La hipocresía, la histeria y los dobles estándares están alcanzando niveles épicos entre los extremistas de izquierda que vivían inmersos en la burbuja ideológica que los hacía sentirse con el derecho de atropellar la libertad de los demás en aras del fin superior de la “justicia social”.

El arrebato final de la hipocresía

Quienes antes de las elecciones, acusaban a Trump de misógino, hoy participan de “protestas pacíficas” como les dicen los medios, en las que se llama a la violación. Quienes llamaban a Trump “racista”, ahora golpean a los blancos en la calle, grafitean y twittean mensajes racistas en los que atacan y llaman a la violencia contra los americanos descendientes de europeos. Quienes acusaban a Trump de ser un peligro para la democracia, ahora destrozan automóviles y saquean comercios en protesta por el resultado de las elecciones.

Un monstruo creado por los medios y la academia

Cabe aclarar que estos idiotas útiles no existirían sin un establishment mediático que ha hecho todo para generar una ilusión de que el apoyo a la ideología hegemónica era unánime, mientras en la realidad el sentimiento opositor, – vilificado por el establishment neomarxista en las universidades – crecía en fortaleza. Lo que dejó a estas personas sintiéndose traicionadas por el proceso eleccionario, ya que la burbuja ideológica en la que los encerraron, para utilizarlos como policía política voluntaria, los ha mantenido ciegos respecto a los que piensa la otra mitad de la población y les ha infundido respecto a ellos, un desprecio, un odio y un miedo basados en esa ignorancia respecto a – y la caricaturización que permite de – el otro.

El duro golpe de la realidad, no ha logrado despertar todavía a algunos, que continúan culpando de su derrota en las elecciones a una conspiración de fascistas y hombres blancos que – están convencidos – quieren exterminar a los gays, legalizar la esclavitud y oprimir a las mujeres, como si Estados Unidos hubiera quedado en manos del islamismo.

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *