Conversamos con El Chico del Libro

Imagen cortesía de Varones Unidos 3 (Facebook.com) – Todos los derechos reservados

Estudiante de primer año de la Facultad, desde el barrio de Abayubá, próximo a Colón, al norte de Montevideo, Diego Posada llegó para vivir y experimentar lo que es una movilización feminista.

Tras la viralización de su imagen con un libro de biología, que llevó a recibir infinidad de insultos y ataques por parte de las siempre tolerantes feministas y feministos en las redes sociales, el muchacho uruguayo dialogó con Pablo Laurta, fundador de Varones Unidos sobre diversos temas.

Diego explicó que antes de convertirse en lo que el feminismo denomina un ‘machirulo opresor’, era un joven con la cabeza lavada y siguiendo lo que le indicaban. Con su entrada a las redes sociales comenzó a nutrirse de diferentes miradas hasta conocer Varones Unidos.

Feminismo inconsistente

Sobre las inconsistencias que encontró en el feminismo, remarcó tres puntos:

Primero el nombre de Feminismo, que no está ligado a la lucha por la igualdad sino por la propuesta de luchas radicales, los cuales se ven en los ataques que se realizan a edificios o gente que piensan diferentes. Diego aclaró que, aunque esto no se da en Uruguay todavía, si en otros puntos de la región y que a la corta o la larga se estará haciendo presencia esta violencia en nuestro país.

Tras el nombre y la violencia que promueve el feminismo, Diego Posada dejó como tercer punto de inconsistencia a la temática de la Ideología de Género, que es uno de los ejes de las diferentes protestas o movilizaciones que llevan adelante las mujeres que apuestan por el feminismo.

Una visita cordial

Diego con un amigo decidieron tener una mirada diferente a lo que consumen, y ver si eran tan radicales en sus pensamientos. Sin embargo, él comprobó que todo aquello que le pintaban en las noticias era tal cual. Posada comentó que se cruzaron “Con mis hijos no te metas”, que cuentan con una manera similar a la de él.

Así fue como surgió la iniciativa de sumarse a este grupo y sufrir la violencia de la marcha feminista del 8M. Al pasar frente a una librería observó el libro de biología en oferta y fue tras él para sumarlo a la movilización pacífica que pretendía el grupo, contra la ideología de género.

La imagen tomada por el ojo observador de alguno de los fotógrafos, o fotógrafas, que captaban lo sucedido en la movilización recorrió las redes sociales y llegó a viralizarse como un meme. Diego entendió que estas cosas por algo pasan y hay una necesidad de  escuchar la otra campana.

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *