Las corporaciones estadounidenses están haciendo militancia de género y les está saliendo carísimo

TranscapitalismoSe habla mucho de la influencia de las corporaciones en la política, pero la influencia de la política sobre las corporaciones y la utilización política de estas por los gobiernos no ha sido objeto todavía del debate que se necesita. Esto se ha hecho más evidente ahora, cuando varias corporaciones Estadounidenses están siendo instrumentales a la imposición de políticas sumamente controversiales, tomando claramente partido en los conflictos de la política.

Corporaciones políticas

Hace algunos meses comentábamos la experiencia de Yahoo! con Marisa Mayer al frente, y cómo la adopción del feminismo y la corrección política generó un entorno de discriminación misándrica en la empresa y desvió los esfuerzos de la misma de recuperar la rentabilidad a aparentar cumplir con los reglamentos de la “corrección política”.

Ahora otras grandes empresas americanas están deslizándose por la pendiente del desvirtuamiento de su rol y el sometimiento a la política progresista del gobierno demócrata.

Baños inclusivos: trans y pervertidos.

Un evento paradigmático ha sido la respuesta de varias de estas “corporaciones militantes” frente al pasaje de legislación contra los “baños inclusivos” en el estado de Carolina del Norte.

La legislación promulgada fué una respuesta al escándalo que generó el descubrimiento de que quien propuso una ordenanza de que los baños de mujeres permitieran ingresar a “mujeres trans” (o sea, a hombres vestidos de mujeres), estaba incluido en el registro de criminales sexuales.

En vista de esto, y del comprensible rechazo de mujeres y niñas a verse forzadas a compartir servicios higiénicos con hombres, el estado promulgó legislación prohibiendo los baños “género neutro”, con amplio apoyo popular.

La hipocresía de Paypal

En respuesta a este acto legislativo que en nada afecta las operaciones de Paypal (una empresa dedicada al manejo de transacciones monetarias por internet), la empresa toma la decisión de cancelar los planes que tenía de instalar una dependencia en Carolina del Norte, castigando de esta forma al estado que se ve privado de ingresos por impuestos y los puestos de trabajo que representaría esa inversión.

Ahora, resulta difícil pensar que Paypal hace esto basada en una sincero compromiso con los derechos de las personas de orientaciones sexuales alternativas, tomando en cuenta que no ha tenido ningún problema en operar en países como Nigeria o Arabia Saudita, donde la homosexualidad es un delito castigado con la pena de muerte.

Parece mucho más probable, que la corporación internacional esté acurrucándose con el gobierno federal de Estados Unidos, y ayudándolo a castigar a los estados dentro de la unión que escapan a la mediocridad de lo “políticamente correcto”.

Algo relevante para tener en cuenta es que Paypal ya ha tomado posiciones políticas antes, como ha sido el caso del bloqueo de donaciones hacia la organización Wikileaks, aunque en ese caso el involucramiento del departamento de estado de los Estados Unidos fué explícito.

La arrogancia de Target

Target, la segunda cadena de supermercados de los Estados Unidos luego de Walmart, también ha tomado acciones en respuesta a esta ley, pero en este caso la medida fué la imposición de los “baños inclusivos” en todas sus sucursales.

La explicación que dió la tienda en su blog, gira entorno a la idea de que “todo tienen derecho a sentirse incluidos”. Ahora, hay muchas más mujeres expresando repudio hacia la imposición de compartir baños con hombres travestidos, que “mujeres trans”. ¿Piensa Target que estas mujeres se sienten incluidas, cuando son contrariadas por la empresa en algo tan íntimo como esto?

Frente a esta política de baños transgénero un grupo de ciudadanas indignadas de la Asociación Americana de la Familia, organizó un boicot a la tienda que ha alcanzado 1.000.000 de apoyos.

Al contrario de lo que ocurre con las empresas cuando ofenden las sensibilidades de feministas, Target no se sintió obligada a admitir una equivocación frente las fuertes críticas de la sociedad civil hacia su política de baños transgénero. Al contrario, volvió a insistir en que impondrá esta política a sus clientes.

Si bien la empresa declara que las ventas no se han visto afectadas por este boicot, los números duros de ventas y rentabilidad que la empresa ha tenido que presentar cuentan otra historia: en este cuatrimestre los beneficios han sido de 3 millones de dólares menos, y los ingresos de la empresa se han reducido en más de un 5%, esto sin contar la caída en el precio de las acciones de la corporación desde el inicio de esta controversia.

Target Stocks

 

 

 

 

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *