La construcción de revolucionarios y el recorte a las subvenciones de las universidades privadas en Uruguay

feuu
Fuente de la imagen: Flickr . https://www.flickr.com/photos/kinderforever/20915973066/

Los desvaríos neomarxistas, la paranoia y las reacciones histéricas y exageradas a las que el feminismo nos tiene acostumbrados, no son meramente la expresión de una emocionalidad hipersensible, también, y quizás de un modo más siniestro, cumplen el rol de sancionar socialmente el pensamiento independiente del adoctrinamiento neomarxista y aumentar de esta forma su impacto en la sociedad.

Quienes se encargan de protagonizar estos espectáculos, y de aplificarlos desde los medios, no nacieron así ni llegaron a serlo por el libre desarrollo de sus condiciones innatas. Son en general “revolucionarios construidos”, agentes informales de la policía ideológica neomarxista, adoctrinados desde las universidades dominadas por esta corriente de pensamiento político, para cumplir específicamente con este rol.

La construcción de revolucionarios

Como Agustín Laje menciona referenciando a LaClau, el neomarxismo abandonó a la clase obrera como sujeto revolucionario, y se está esforzando por “construir” a sus revolucionarios, mediante el adoctrinamiento ideológico. Algo que principalmente se realiza desde programas de “estudios femeninos”, “estudios LGBT”, “Ciencias Sociales” y similares en instituciones donde la hegemonía neomarxista es absoluta.

El retiro de subvenciones para becas a las universidades privadas

Bajo esta luz es que debe entenderse el retiro de las subvenciones a las universidades privadas en Uruguay, impulsado por el ala más marcadamente neomarxista del partido de gobierno. Creer que se trata de un intento de ahorrar dinero, es pecar de inocencia y miopía política. Debe considerarse con seriedad si el objetivo de esta medida no es el intento de aumentar la matrícula de la UdelaR a costilla de las universidades privadas, teniendo en cuenta que en la UdelaR, el neomarxismo controla directamente cómo se adoctrina a los estudiantes, algo que no puede realizar con la misma soltura desde las universidades privadas.

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *