La mentira feminista de la brecha salarial – por Luis Alzogaray

Imagen cortesía de activismo-social.blogspot.com.uy – Todos los derechos reservados

Uno de los temas más difíciles de tocar sin ser acusado de machista opresor heteropatriarcal, es la diferencia de salarios promedios entre hombres y mujeres.

Hablar de desigualdad salarial entre hombres y mujeres es un tema difícil de tratar ya que despierta muchas sensibilidades. Todos tenemos a una amiga que siendo muy joven tuvo un bebé y todos los días tuvo que trabajar y luchar para sacar adelante a sus hijos, incluso muchos somos hijos de madres que trabajaron desde que fuimos niños pero toda la solidaridad y toda la admiración que podamos sentir por estas mujeres que trabajando esforzadamente lograron sacar a sus hijos adelante no puede hacer que caigamos en ideas populistas y solidaridades paternalistas que lo único que hacen es perjudicar justo a las mujeres.

Muchas veces escuchamos el término brecha salarial, las feministas nos cuentan que se refieren a una supuesta discriminación donde a las mujeres se les paga un sueldo hasta 30% menor que al hombre, por el mismo trabajo y en las mismas condiciones, debido a discriminación sexista”. Sin embargo esto es una inmensa y cínica mentira.

¿Qué significa realmente el término brecha salarial?

La brecha salarial, en su significado real, es la diferencia que hay entre los sueldos promedios de hombres y mujeres, es decir, se suman todos los sueldos de los hombres y se calcula el promedio. Lo mismo se hace con los sueldos femeninos. El resultado es un sueldo promedio, que no hace diferencia en cuestiones importantes como por ejemplo: cargo, jerarquía, categoría, antigüedad laboral, horas extras trabajadas, profesión u oficio, etc. Entre estos sueldos promedio hay una diferencia, una brecha, de entre un 15 a un 30% dependiendo del país.

La brecha salarial de ninguna manera hace referencia a una situación de injusticia sexista que padezca la mujer que la haga ganar menos que un hombre por el mismo trabajo en las mismas condiciones. Lo que marca el término brecha salarial es una diferencia en sueldos promedios, no individuales.

Entonces, ¿Existe la brecha salarial?

Si existe. Sin embargo esta diferencia de sueldos promedios no está marcando una situación de discriminación machista hacia las mujeres, sino la diferencia de intereses y preferencias entre hombres y mujeres.

¿Por qué los sueldos promedios de hombres y mujeres son diferentes?

En occidente las mujeres, como conjunto, ganan en promedio menos que los hombres, como conjunto, pero esto no se debe a que sean discriminadas, se debe a que las mujeres eligen estudiar carreras que poseen una remuneración menor en el mercado, trabajos y turnos menos insalubres y menos peligrosos, horarios más flexibles y además por el hecho de quedar embarazadas y, como es lógico en una madre preocupada, dedicar tiempo a la crianza de los hijos, lo que a largo plazo afecta su experiencia laboral y capital humano, generando una situación de menor productividad y de mayor costo desde la perspectiva del empleador.

Entiéndase bien, no estoy diciendo que las mujeres por el solo hecho de ser mujeres sean menos productivas que los hombres, mucho menos que por nacer mujeres tengan menos habilidades o capacidades intelectuales que los hombres, lo que sucede es que las mujeres a lo largo de su vida toman elecciones tanto educativas como familiares que generan una diferencia de productividad con respecto al hombre.

La brecha salarial real no se debe a factores sexistas sino a diferentes preferencias en el campo del saber y a diferentes priorizaciones en la vida.

Las mujeres tienden a elegir carreras ligadas a las ciencias sociales y humanas, que suelen tener una menor paga en el mundo laboral como docencia, enfermería, secretariado, asistencia social, etc. En cambio, los hombres tienen una tendencia a elegir carreras relacionadas con ciencias más duras como por ejemplo ingeniería (informática, electromecánica, alimentos, nuclear, etc) que suelen ser mejor pagas. Otro motivo es la tendencia muchas mujeres a evitar los trabajos de alto riesgo como la construcción en altura, la explotación petrolífera y la minería, por ejemplo, que son muy bien pagados, pero peligrosos.

Si, las mujeres cobran un sueldo promedio menor que los hombres, porque en promedio trabajan menos horas, porque en promedio eligen trabajos de menor riesgo, porque en promedio eligen horarios de trabajo menos insalubres, porque en general eligen profesiones con menor valor en el mercado laboral. Según la muestra continua de vidas laborales (España) los hombres trabajan de media 2.300 horas al año, para las mujeres hablamos de 1900 horas por ejercicio, es decir 400 horas menos al año

Además las mujeres suelen tomarse licencia durante el embarazo y durante los primeros meses de vida de su bebé, como corresponde a una madre preocupada por el futuro de su hijo. Existen mujeres que le dan gran importancia a la maternidad y a la crianza, colocando el mundo laboral en un segundo plano. Esto genera que, en algunos casos, la mujer tenga menor probabilidad de ascenso y menor competitividad a largo plazo. En cambio, el hombre, frecuentemente trabaja de manera continua durante toda su vida y durante los meses de embarazo de su esposa, en lugar de trabajar menos, trabaja más con el fin conseguir dinero para solventar las necesidades de su mujer embarazada y del futuro bebé por nacer.

Estos son probablemente los datos que explican la brecha salarial: elección de trabajos con menor remuneración y menor cantidad de horas trabajadas.

Hombres y mujeres cobramos una misma remuneración por hacer un mismo trabajo en iguales condiciones. Las legislaciones de los diferentes países lo aseguran. Todo aquel empleador que discrimine laboralmente por raza, religión o sexo infringe la ley y está cometiendo un delito que puede y debe ser denunciado.

¿Qué entiende el feminismo por brecha salarial?

El feminismo ha usurpado el término “Brecha Salarial” y le ha asignado un significado diferente. Para el feminismo el término “Brecha Salarial”, hace referencia a una supuesta discriminación sexista hacia la mujer, en el campo laboral, por consecuencia de la que recibe una remuneración menor que el hombre por hacer exactamente la misma tarea, en exactamente las mismas condiciones.

La brecha salarial feminista no existe en el mundo occidental civilizado y se debe a una mala interpretación tendenciosa y sesgada de datos.

¿Cuáles son las consecuencias nefastas de ese planteo feminista?

A la mujer, en promedio se le paga diferente que al hombre, porque su situación es diferente a la del hombre como ya he explicado. Lo que, a mi entender quieren las feministas es “igual salario, por diferente trabajo” lo que provoca mayor desempleo femenino..

Si los gobiernos por ley obligan a los empleadores a pagarle igual a hombres y mujeres sin importar su productividad lo único que logran es aumentar el desempleo de las mujeres.

Si yo soy un empleador y el estado me obliga a pagar lo mismo, en promedio, a hombres y mujeres sin tener en cuenta la situación particular de cada empleado y su productividad lo lógico es que elija a hombres, por su mayor productividad a largo plazo con un menor costo relativo. De esta forma que las leyes que promueven las feministas que supuestamente buscan acabar con la discriminación y ayudar a las mujeres terminan condenándolas al desempleo.

Si a mí me dejaran contratar a una mujer sin obligarme a pagarle una valor mayor del que ella aporta a mi empresa, no tendría ningún problema en contratarla, pero si para contratar a una mujer tengo que pagarle más de lo que su productividad genera pues lo lógico es que no las contrate.

Las leyes de igualdad salarial lo único que logran es aumentar el desempleo de las mujeres perjudicando así justo a quienes querían beneficiar.

Para finalizar podemos concluir diciendo que la brecha salarial, tomada desde la concepción feminista, es falsa en todo occidente porque existen leyes específicas y todo un aparato gremial que lo impide. Basta con denunciar al empleador para que le realicen una multa cuantiosa. Además si fuese cierto esto, las empresas contratarían más mujeres que hombres para ahorrar dinero en sueldos y así ganarían más.

Agradecimiento por la información brindada a la página El Demoledor- Antifeminismo (se las recomiendo, pueden seguirla aquí)

Fuentes utilizadas: Mises InstituteMediterráneo DigitalYoutube

Compartir TWITTEAR

One thought on “La mentira feminista de la brecha salarial – por Luis Alzogaray”

  1. Excelente artículo, de verdad, ese sonido que se escucha es mi aplauso. Nunca jamás he tenido en mis manos ni un solo convenio colectivo que diga que las mujeres cobren menos, en sus tablas salariales bajo ningún concepto se señalan diferencias entre hombres y mujeres. Pero ay amigo, articulado referente a la priorización de la mujer en la plantilla, en todos o casi todos viene algo. Reta a quien quieras a que te demuestre lo contrario compañero, y disfruta del silencio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *