Para esta feminista las tomadas de pelo en twitter son más graves que el abuso sexual real

jess-phillipsLa feminista y parlamentaria inglesa Jess Phillips recorrió los medios británicos quejándose de que Twitter no hace lo suficiente por prevenir “amenazas de violación”, pero se mantiene en silencio sobre la corrección política que otorgó impunidad a los musulmanes para violar a miles de mujeres británicas.

Le dicen fea y lo interpreta como “amenazas de violación”

En otro episodio típicamente feminista Phillips provocó al público riéndose en el parlamento de los derechos de los hombres, y al recibir una respuesta pasó a actuar un rol de víctima. El giro de 180 grados fué provocado por las afirmaciones de Phillips estigmatizando a los hombres como “potenciales violadores”, las cuales generaron a su vez, que decenas de usuarios de twitter confluyeran a mofarse del comentario misándrico y paranóico de la feminista, asegurándole que no tendrían el menor interés en violarla.

¿Inapropiado? Si. ¿Ofensivo? Seguramente. ¿Pero una amenaza de violación? No, en absoluto. Y si tomamos en cuenta que previamente y teniendo un cargo de representante en el parlamento se burló abiertamente de los derechos de los hombres, ¿Qué derecho tiene Phillips a presentarse como la víctima de una injusticia cuando ella fué la que inició el intercambio de ironías? Maxime cuando  no fué respondiendo a un ataque, como ahora lo hacen los hombres, sino por mero sadismo.

La actitud de Phillips bordea lo ridículo, pero lo grave es que a la sombra de esta estupidez, que resulta hasta graciosa, hay hombres y mujeres reales, generalmente de clase media y baja, siendo agredidos, brutalizados y violados por la población musulmana, ante la mirada esquiva de sus gobernantes y la negativa a intervenir de una policía atemorizada gracias al régimen de corrección política que Phillips pretende profundizar promoviendo la censura en Twitter, y que castiga mediáticamente marcando a quien se atreve a reconocer al problema como “islamófobo”.

Las 1400 chicas adolescentes violadas por pandillas pakistaníes y el ocultamiento de estos crímenes no le preocupan a esta feminista, lo que le preocupa es que le digan fea por Twitter.

Fuentes: DailymailTelegraphDailymail

Imagen cortesía de elconfidencial.com – Todos los derechos reservados

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *