¿Por qué no deberíamos censurar la novela turca “Esposa Joven”?- Entrevista con @elRusoMachenaud

por-que-no-deberiamos-censurar-la-novela-turca-esposa-jovenReconocido como “el Ruso” en la red social Twitter, no esconde su rostro como imagen de perfil y se muestra crítico de la realidad y de cómo se dan a conocer algunas noticias o se piensa de la actualidad. Machenaud se autodefine como Padre, Republicano, Demócrata, Batllista, Idoneo en Adm.de Empresas Contabilidad y RRHH, Socio Vitalicio Manya y Cordonense. Con él hablamos sobre la iniciativa feminista de censurar la novela turca “Esposa Joven”, y sobre UBER a la cual “el Ruso” apoyó como una manera de parar “la olla”.

– ¿Por qué pensás que no debe censurarse la novela turca “Esposa Joven”?

En primer lugar debo decirte que la censura, como tal, constituye una violación al derecho de la Libre Expresión. fb_img_1468534724378-2Nuestro país tiene una larga tradición al respecto de la protección de ese derecho. Desde Artigas, en las Instrucciones del año XIII, pasando por todas las Constituciones desde 1830. Actualmente está consagrada en el artículo 29 de nuestra Carta Magna.

A lo largo de la historia podemos tomar cualquier ejemplo de donde y cuando fue aplicada, y en general coincide con gobiernos autoritarios, dictatoriales, o fanáticos religiosos. No es bueno coartar la libertad, de ninguna manera.

No existe ningún pretexto para la censura, salvo que el mensaje constituya una incitación al odio, a la violencia, o que ataque otros derechos igualmente consagrados.

En resumen, no me importa, en sí, que en este caso se trate de una novela turca, lo que me preocupa es que algún ciudadano se crea con el derecho de ejercer su subjetividad y así limitar el derecho de los demás. Con el mismo derecho que hoy se atribuyen la censura para con esta novela, mañana pueden pedir que prohíban a Otelo, por ser un misógino, que ejerce la violencia doméstica al matar a su mujer por una cuestión de celos.

¿A quién le cabe el cargo de censor o policía de la moral? Ojo con empezar con este tipo de cosas, porque comienzan así y uno nunca sabe dónde pueden terminar.

– ¿La libertad de expresión debe tener límites, y si es así, cuáles?

La ley es una constante limitadora de la libertad. Todas las leyes recortan la libertad individual para permitir que vivamos en sociedad. Esa limitante debe ser, siempre, la más mínima posible. Cuanto menos se inmiscuya el Estado en la vida particular de las personas, más libres somos los ciudadanos.

Las únicas limitantes que deben existir, son las lógicas, como por ejemplo cuando se incita a la violencia de cualquier tipo, o a la violación de la legalidad, o cuando lo haga, incitando a la violación de otros derechos importantes, y fundamentales. Fuera de eso, no creo que la censura deba aplicarse.

– ¿Se ataca la novela por el contenido, basado en otra idiosincrasia y sociedad, o tiene mucho que ver el medio que planteó su emisión?

Es entendible que se ataque desde ese punto. Los “moralistas” siempre encuentran una excusa, para imponer sus convicciones. Es lógico que nos choque la realidad de otra sociedad diferente a la nuestra. Recuerdo una miniserie que emitió canal 10, que se llamaba Shogun, donde nos mostraba la realidad del Japón feudalista.

La vida para ellos tenía otro valor, y se cortaban cabezas a troche y moche. Como éste, existen muchos otros ejemplos, “El Patrón del Mal”, con la vida de un famoso narcotraficante es otro que me viene a la memoria.

La ficción, generalmente denuncia, o expone, una realidad, y ese es el problema que debemos solucionar, la realidad. Una ficción nos cuenta una historia, está en cada uno de nosotros decodificarla, entenderla e integrarla a nuestra verdad.

Desde ahí, una vez internalizada, poder entenderla y tomar acción en contra, o a favor, de lo que consideremos pertinente. Pero ese proceso debe ser personal, individual, y sin ningún tipo de filtros.

Prefiero educar a mis hijos en base a mis valores, y con mis métodos, que con la participación de terceros, a los cuales no les reconozco ninguna autoridad moral.

– El cuadro de Mujica, Chorros UY, ahora hasta pidieron al ministerio del interior que censuren a Varones Unidos. ¿Por qué crees que se está atacando, incluso desde el gobierno, la libertad de expresión?

Se impone el discurso “políticamente correcto”. La mentalidad totalitaria suele engañarte.

Por un lado se publicita abiertamente el reconocimiento de derechos, como el matrimonio igualitario, o la integración del discapacitado, pero por otro lado te recortan derechos esenciales y fundamentales.

No me creo ese discurso de que con la izquierda (entendiendo por izquierda la que evoca el frenteamplismo y el progresismo latinoamericano) obtuvimos más derechos, creo que es al contrario.

Hoy vivimos cercados por la inseguridad y la violencia, no tenemos una educación de calidad, nos persiguen fiscalmente ignorando nuestros derechos como contribuyentes, y nos obligan a no comer sal o no fumar, o no tomar alcohol para manejar, mientras por otro lado te “otorgan” el reconocimiento de dos o tres derechos que son bienvenidos y que benefician a alguna minoría.

En líneas generales, y pasando raya a la cuenta corriente de nuestros derechos, creo que salimos perdiendo. Con respecto a los casos concretos que me mencionas, creo que son simplemente síntomas de una enfermedad más grave que se llama autoritarismo y que ya sabemos los males que nos trae aparejados.

– Comentaste en tu cuenta que estás trabajando con UBER, ¿Lo seguís haciendo?

Nunca reconocí explícitamente que lo haga, eso no lo podría hacer público en el contexto actual. Dije si, que si no conseguía trabajo, y seguía siendo discriminado por mi edad, no me iba a quedar más remedio que salir a “robar”. Si trabajar en negro, o fuera de la reglamentación de la IMM (Intendencia Municipal de Montevideo) es robar, pues trabajar en Uber es una opción. Lamentablemente volvemos al problema original.

El Estado no debería prohibir los nuevos emprendimientos, debe abrir la cabeza y proteger el derecho de todos, de los que tienen taxi, de los que trabajan en UBER, del usuario que elige libremente lo que más le conviene, y del ciudadano en general que gana cuando se compite.

El Estado sólo debe controlar que no se vulneren los derechos, entre sí, todos los actores del problema y dejar de pensar en el “negocio” que puede hacer con todo este tema.La función del Estado no debe ser recaudar, debe ser propender al desarrollo de cada uno de los ciudadanos en toda su universalidad posible.

– ¿Cómo ha sido tu experiencia utilizando la aplicación?

No voy a contestarte desde mi experiencia personal, pero conozco muchos choferes que se dedican a UBER a los cuales les resultó una buena salida laboral y han podido parar la olla.

En un país donde cientos de miles de trabajadores ganan menos de veinte mil pesos nominales, es muy duro pensar que el Estado te prohíba sacar la cabeza un poquito para poder respirar.

El usuario siente empatía por el trabajador de UBER, lo ayuda y le da para adelante. Y por otro lado, te sentís dueño de tu propio destino, podés trabajar las horas que querés, en el horario que te conviene, y te da tiempo para otras cosas, como volver a estudiar para terminar un bachillerato o estudios universitarios.

El trasfondo social del trabajador de Uber es único, personal e intransferible, cada uno lo vive dentro de su propia realidad y eso es lo bueno.

– ¿Te has enterado de alguien que haya dejado de trabajar con UBER por la campaña de intimidación de la intendencia de Montevideo?

Si, lamentablemente hay mucha gente que trabaja con miedo, algunos salen menos horas o en horarios donde se sienten más protegidos. Se comenta, entre los choferes, casos de inspectores de tránsito que utilizan sus autos particulares para salir a cazar choferes de Uber, y alguno se pregunta porqué, y si lo hacen gratis. Eso los intimida, los deja a merced de agresiones de taxistas. También sospechan de casos donde los inspectores actúan en conjunto con taxistas.

Creo que eso pinta a las claras lo que puede sentir un chofer Uber a la hora de decidir salir a la calle.

Si la IMM no regula pronto, contemplando la realidad del transporte que se proyecta para el siglo XXI, seguirá haciendo enfrentar a los uruguayos entre sí, aunque es una práctica generalizada hoy en día, desde el fútbol, hasta cualquier actividad en cualquier barrio de la ciudad.

Necesitamos que el Estado cumpla de una buena vez sus funciones de asegurar el bienestar y el desarrollo de los ciudadanos en un clima de paz.

-UBER va camino a expandirse para el verano, principalmente para el este ¿Tendrá la misma repercusión que en Montevideo o el mercado es diferente y eso le puede dar una entrada más tranquila?

Me parece que en el “este” existe una realidad diferente, y por otro lado, el público que se mueve allá tiene otras necesidades y expectativas. La infraestructura es distinta, y las distancias a cubrir también.

De todas maneras no me siento muy capacitado para ser muy categórico en éste tema, pues Uber ha demostrado tener clara su estrategia de negocios, y si planea expandirse debe ser porque tiene muy estudiado el tema. Hay que esperar y sobre el hecho concreto, y consumado, podremos opinar con mayor propiedad.

Imagen cortesía de ver-novelas-online.com – Todos los derechos reservados

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *