Una primera aproximación a cómo protegernos del adoctrinamiento de género y el lavado de cerebro neomarxista

Gemelos VaronesMuchos adolescentes no tienen la experiencia de vida necesaria para identificar cuando en el contexto educativo se introducen contenidos dedicados a condicionarlos para que reaccionen de forma favorable a la adopción de comportamientos típicos del sexo opuesto y de forma negativa a la adopción de comportamientos típicos del propio.

Frente a estos contenidos, es común que el adolescente no perciba la invasión sobre su libertad individual. No ve que se le esté imponiendo nada, porque busca una imposición por la fuerza y no lo que el adoctrinamiento es: inducir de forma subrepticia una predisposición en él a adoptar determinadas costumbres mediante la asociación del comportamiento no deseado a emociones negativas, y el comportamiento deseado a emociones positivas.

Una herramienta para proteger a los adolescentes de este atropello sistemático de su libertad de decisión y libre albedrío, es inocularlos informándonos e informándolos a ellos, sobre las técnicas de – francamente lavado de cerebro – que se están poniendo en práctica en las escuelas.

Esta labor se ve dificultada porque no contamos con un cuerpo académico con conocimiento en psicología conductista que pueda analizar estos contenidos que la aplican. dando lugar por ejemplo a tocamientos que obran como recompensas emotivas, utilizadas para lograr el condicionamiento ideológico deseado.

Esta escuela de investigación psicológica ha sido estigmatizada en la facultad de psicología de la UdelaR, encontrando dificultades los estudiantes que deseen profundizar en el conocimiento de esta rama de la misma.

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *