[Uruguay] Director gay de liceo obliga a alumna a promover la creación de baño «género-neutro» – por Esteban Würch

Imagen cortesía de elpais.com – Todos los derechos reservados

Durante el correr del año pasado, Caroline Ferreira, una chica uruguaya de 18 años de edad y estudiante de 4to año de liceo, se encontraba en la clase de dibujo. Casi al finalizar la penúltima hora de esa materia, se hicieron presente la psicóloga y sexóloga con las que cuenta la institución, y les proponen hacer un trabajo en conjunto de tres materias: dibujo, literatura, y filosofía.

El trabajo consistía en hacer folletos, o propaganda, para la realización de un baño de género neutro en las instalaciones del mismo. Se realizaría una marcha en apoyo a este nuevo baño, que fue organizada por el gremio del liceo, como proceso de inclusión hacia la ideología de género. Bajo la orden de  dirección, quienes asistan a esta marcha, no presentarían falta. El trabajo era obligatorio, y en caso de no ser realizado, se reducirían las notas de las tres materias para el promedio anual de la cursada.

Caroline, al enterarse de esto, pidió permiso para ir a la dirección, dado que la orden provenía de allí. Al entrar, la  recibió el director, siendo homosexual este, y le planteó su inquietud. Esta consistía en que no estaba de acuerdo en la realización de dicho trabajo, ya que era obligatorio y estaba en contra de sus principios.

El director le insistió diciéndole que nadie se enteraría de esto, pero Caroline sostenía que no importaba quién se entere o no, sino que es por ella misma. Le dió un ejemplo en el que una manzana, por más que digan que es una banana, está comprobado que es manzana. Por lo tanto, adhiere, un hombre jamás podrá ser mujer, ni viceversa, ni podrán sentir las mujeres lo que sienten los hombres, ni al revés, concluye. Terminó la charla diciéndole el director que esto continuaría al día siguiente.

Al otro día, Caroline va directamente a la dirección, para terminar de hablar del tema con el director del liceo. Al llegar, se entera que el director no estaba interesado en hablar con ella, sino que envió a la adscripta para conversar dicho tema con la estudiante, porque se había enojado mucho con sus últimas palabras del día anterior.

Conversando entre ellas, la adscripta le propuso plantear una alternativa, para que no le bajen la nota promedio. Según Caroline, nunca le dieron ese trabajo. Para el bien de todos, esto no afectó su calidad de nota final.

El día de la marcha en apoyo al baño neutro, y en apoyo a la ideología de género, el gremio invitó a todos los alumnos a participar, con el beneficio de que no se les pondría falta. Caroline se queda conversando con la profesora de literatura, quien no estaba de acuerdo con dicha propuesta, dado que le parecía injusto bajarle la nota a alumnos que se esfuerzan todo el año, por no participar de algo obligatorio, y en lo que se sentían en disconformidad.

Luego de la marcha, un grupo de estudiantes en paralelo al gremio del liceo, quienes se encargaron de proponer ideas para mejorar las diferentes situaciones que se generan en la institución educativa, se entera de lo sucedido con Caroline. Fueron a hablar con ella, diciéndoles que les gustó la actitud que puso frente a una situación en la que la ponía en dificultad con respecto a sus notas.

Dicho esto, le propusieron asistir a sus charlas de debate sobre las diferentes problemáticas del liceo. Ella asiste a la reunión, y les propone hacer un baño para personas discapacitadas, ya que habían 3 personas con estas condiciones en el liceo, y no poseían baños para ellos. Les encantó la idea que propuso ella, así que empezaron a hacer folletos y propaganda para que se haga un baño para discapacitados, en vez de un baño para género neutro.

Imagen cortesía de egocitymgz.com – Todos los derechos reservados

Al enterarse de esto el director, empezó a cerrar los baños de varones y mujeres, cada vez que los alumnos tenían gimnasia, para que usen el baño que aún no tenía asignado un uso, como para fomentar un baño mixto a la fuerza, logrando que Caroline tenga que pedir permiso para usar los baños de profesores, para no caer en la idea forzada de tener que compartir el baño con hombres.

Los chicos del grupo de alumnos mencionados anteriormente, siguieron insistiendo en poner baños para discapacitados, logrando que por fin el director entre en razón, y ceda al pedido de los alumnos.

Por lo tanto, puso un baño extra para discapacitados en cada baño; uno en el de varones, y otro en en de mujeres.

Por otro lado, el profesor de gimnasia le propuso poner ducheros nuevos en el baño que inicialmente sería para personas de sexo neutro, ya que los otros ducheros estaban rotos y se necesitaba mucho, dado que habían muchos chicos participando de competencias y no daban a basto los ducheros. Tardó entre 3 y 4 meses para aprobar estos ducheros, ya que aún insistía en querer poner un baño para alumnos de género neutro.

Aclaración:

Se han protegido los datos de todas las personas involucradas en esta nota, para no comprometer con la persona a quien ha brindado la información aquí descripta.

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario