No nos convirtamos en aquello contra lo que quisimos luchar – por Lydia Vaze

Me han entristecido algunos comentarios de varones en Youtube pero no lo digo irónicamente, con desprecio, sino porque estos comentarios lanzan el mismo mensaje que el feminismo: desconfianza/odio/desprecio al sexo opuesto. ¿No os dáis cuenta que somos una sociedad y no dos grupos opuestos (mujeres y hombres) que comparten un mismo espacio? ¿No véis que esto responde a la máxima “Divide y vencerás”, que es lo que están consiguiendo?

Muy pocas cosas con “cuestiones de género”

Me da igual si otra persona tiene pene o vagina. El hecho de que tenga lo uno o lo otro no hace que me posicione en su contra o a su favor. Es su comportamiento lo que me hace posicionarme. Desde siempre me ha parecido mal el sexismo, tanto el machismo como el feminismo, pero por sentido común, no porque otro tenga el sexo que sea, igual que no le doy la razón a quien es de mi mismo color de piel, de ojos, altura, nacionalidad, etc. si creo que no la tiene por su comportamiento. Me quedo con que somos PERSONAS, las demás características son secundarias. Y eso hace que me repudien los feministas (yo encantada por eso) ¿y también los antifeministas, como yo, sólo porque tengo vagina? Creí que éramos antifeministas por tener sentido común y no que fuera un requisito tener pene.

¿Por qué una mujer puede hacerse antifeminista?

Y no, no busco atención, como supongo que no la busca el blanco que no aprueba que el KKK mate a un negro por su color de piel o el hombre que no aprueba que lapiden a una mujer por haber sido violada. Simplemente mis palabras son acordes con mis ideas, a pesar de que eso os pueda crear desconfianza.

Pero si preferís pensar que una mujer que, como yo, defiende los derechos de los hombres, es egoísta, en parte os daré la razón, pero no porque os piense clavar un puñal por la espalda, sino que soy egoísta porque considero que vivo en sociedad, y no quiero que una PERSONA desalmada, sólo por ser mujer (como si fuera por ser hombre o por tener el pelo liso), tenga derecho a maltratar impunemente a su marido y a que le haga la vida imposible enviándolo a la cárcel, o que unos niños tengan que vivir a cargo de esa mujer y alejados de un hombre que les quiere y que les protegería. No quiero vivir en un mundo así y mucho menos quiero dejarle ese mundo a mis hijos.

Y esto sin mencionar que el feminismo trata a las mujeres como idiotas, nos juzga y limita nuestra libertad aunque diga lo contrario.

No pongamos a todas las mujeres en la misma bolsa

Por favor, recapacitad sobre vuestras palabras. No digo que vayáis a confiar en cualquiera, pero por favor, entended que no todo el mundo es igual, que hay gente honesta y no apoyaría una ley que le convendría directamente si es injusta y que vivimos en sociedad, es decir, que los motivos egoístas que pueden llevarnos a estar en contra del feminismo (si se le puede llamar egoísta a esa actitud) es que no queremos que nuestros seres queridos varones se vean injustamente perjudicados por este régimen nazi que estamos viviendo contra los hombres.

 

Compartir TWITTEAR

2 thoughts on “No nos convirtamos en aquello contra lo que quisimos luchar – por Lydia Vaze”

  1. Cuando tomas la póldora roja sientes un desprecio por las mujeres, quizá no por todas, pero sí por la mayoría… en mi caso ya he superado ese enojo y veo como aliadas a todas las mujeres que levantan las vo y se preocupan por los problemas de los hombres, son buenas mujeres preocupadas genuinamente por sus hijos, esposos, padres, hermanos… la lucha de sexos solo beneficia al feminismo y al marxismo cultural en general.

    1. Exacto, Leí. Antes no estábamos divididos. Éramos familias, amigos, sociedad… Nunca fuimos perfectos, pero no estábamos divididos por sexos. Me niego a juzgar a alguien por su sexo. Me niego a defender a toda mujer sólo porque tiene vagina, si su actitud no merece defensa. Me niego a atacar o dejar de lado a un hombre por su sexo, si es inocente. Si tengo que verme más aislada por eso que así sea… Felicidades por el cambio. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *