De Inodoros y otras yerbas – por German Giudici Huertas

Ser hombre hoy en día parece ser razón suficiente para sentir culpa, vergüenza, arrepentimiento.

Y ni te digo a los que nos tocó ser blancos y heterosexuales… El Diablo.

Nos enseñan a concebir la naturaleza masculina como algo negativo, violento. A autoflagelarnos por eso. A concebir la masculinidad como una parte de nuestro ser que debemos aprender a controlar; a reprimir. Como si fuésemos bestias que necesitan ser domadas.

El hombre moderno está afrontando una crisis existencial sin precedentes. Mientras que nos enseñan a rechazar nuestra masculinidad y a sentir asco de nosotros mismos, cuando hay que enfrentar catástrofes, salvar vidas, o cuando hay que marchar a la guerra, o simplemente cuando toca “poner el lomo” y sacrificarse por los demás, sólo ahí los hombres mágicamente nos convertimos en el orgullo de nuestras naciones y de nuestra sociedad…

Qué conveniente, no?

Transitamos por tiempos en los que todas aquellas virtudes que siempre le fueron atribuidas a la masculinidad son sistemáticamente condenadas, despreciadas, e incluso hasta criminalizadas por misma sociedad que ahora nos usa y descarta a su conveniencia, con el único propósito de salvaguardar su culo y así lograr prevalecer en esta jungla.

Somos el mal necesario… somos como esa sustancia tóxica a la que todos han (hemos) aprendido a temerle, pero que necesita ser inyectada en pequeñas dosis cuando las papas queman.

No debería existir el Día del Hombre. Con que hoy se celebre el Día del Inodoro alcanza y sobra. Eso nos contempla muy bien. De hecho nos describe a la perfección. Por qué? Porque eso es lo que somos. Somos el receptáculo de la red cloacal a la que va a parar toda la mierda de esta sociedad desagradecida; y por eso mis colegas, hoy no les voy a desear un feliz día mundial del hombre, no, les deseo un muy feliz día mundial del inodoro

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *