La verdad sobre las amazonas: ¿Heroínas feministas?

Imagen cortesía de cienciahistorica.com – Todos los derechos reservados

Mientras la mitología ensalza a las amazonas como un pueblo de mujeres guerreras, que usaban el arco y tenían una gran habilidad cabalgando, se ha procurado ocultar que solían quemarse el seno derecho para que no les molestara al usar el arco y odiaban a los hombres. Este odio llegaba a tal extremo que solían ahogar a los varones que daban a luz, producto de relaciones que mantenían para perpetuar su linaje.

El resurgimiento de “Wonder Woman” ha permitido a varios historiadores volver a poner el tema sobre el tapete. Todo parece ser un invento de los griegos para destacar sus propios atributos y generar un mito alrededor de mujeres reas y duras. La mitología griega las impulsó como herederas de Ares y con sangre del mismo dios de la guerra.

Los datos históricos las ubican en la zona del Cáucaso, mientras que el vocablo griego ‘amazoi’ significa ‘sin pecho’, lo que permite discernir que la mutilación del cuerpo sería cierta y seria en pos de batallar más libremente. Se vestían con túnicas cortas para distraer a los varones y mostrar sus figuras a los enemigos, siempre varones.

Su accionar misándrico se reflejaba al vivir en sociedades pequeñas sin acceso del varón; mientras que, los pocos que han tenido acceso a sus comunidades eran en calidad de sirvientes o para llevar adelante tareas específicas. Usaban a los varones para mantener la tribu y se especula que mantenían un serio celibato. En caso de tener hijos varones la leyenda cuenta que los ahogaban, mientras otros relatos dicen que, tras arrancarles los ojos, eran devueltos a sus padres.

Referentes para las mujeres, las amazonas aparecen como las primeras heroínas feministas al tener un accionas de misandria hacia los varones que vivían en los pueblos aledaños. Siempre han tenido publicidad positiva, y parecen olvidados sus actos macabros hacia niños y varones que mantenían cautivos o esclavizados.

FUENTE: ABC

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *