Feministas denuncian que hay «colores patriarcales» que oprimen a las mujeres y las minorías

Imagen cortesía de archivofeminismosleon.org – Todos los derechos reservados

Es altamente difundido, y reconocido, que los colores suelen ir asociados a diferentes sentimientos y estados de ánimo. Cada color se usa transferir o explicar subliminalmente determinadas ideas, como suele suceder en los comerciales. Actualmente los grupos feministas han apuntado a los colores para denunciar una supuesta opresión patriarcal.

El azul es para los niños y el rosa para las niñas es lo que el feminismo denominó “el impuesto rosado”, aunque Hitler también utilizó el rosado para diferenciar a los homosexuales. La asociación de este color con la ‘feminidad’ fue utilizado por el sistema y captado por las mujeres para adquirir productos caros por tener el rosa.

El feminismo apuntó a que esta categorización, junto con colores que se asocian a minorías en diversos países del mundo, es parte de la opresión que el patriarcado ha llevado adelante por siglos. Las agrupaciones feministas han decidido tomar una postura y pretenden que se reconozca cuando el color se utiliza para manipular, tanto a las mujeres como a los grupos minoritarios; sin embargo se olvidan que ellas mismas han tomado colores para diferenciar su planteamiento y procurar ser reconocida su lucha ideológica por ese tono cromático, siendo esclavas de sus propias palabras.

 

FUENTE: Affinity Magazine

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario