El debate sobre la Ideología de Género: Análisis de los argumentos a favor.

Si bien la ideología de género y su imposición a nivel global mediante el programa de adoctrinamiento llamado «Educación Sexual Integral» (ESI) ha generado un debate muy encendido, la profundidad del mismo y la calidad de los argumentos, tanto a favor como en contra, ha dejado mucho que desear. A pesar de esto, comparar los de ambos bandos puede ayudarnos a comprender mejor la totalidad de este fenómeno que estamos padeciendo.

Fundamentación a favor de la Ideología de Género

Quienes la promueven defienden violar la intimidad sexual de niños de edad escolar apoyándose en reclamos que llevan el liberalismo a extremos fundamentalistas. Por dar un ejemplo, que «el niño debe disfrutar en libertad del goce sexual desde el nacimiento» (1, 2), o que «un niño debe poder cambiar de sexo sin el consentimiento de sus padres» (Uruguay, España, Argentina). Este tipo de arengas, ignora adrede que la condición de niño hace necesario que el ejercicio de su libertad sea guiado por un adulto experiente y responsable, con el objetivo de evitar que en el ejercicio de esa libertad el niño se dañe irreparablemente.

Bases morales y epistemológicas de estos fundamentos

Esta fundamentación a favor de la ESI, está basada en una moralidad dogmática extremista posmoderna implícita. Sus postulados clave son:

  • 1 Que el único bien fundamental es el poder
  • 2 Que no existe la realidad sino solo múltiples percepciones subjetivas elevadas a la categoría de «realidades».

Dando por ciertas estas dos premisas, derivan que la limitación del poder de un individuo para actuar de acuerdo a su «realidad» subjetiva es inmoral.

A estos elementos posmodernos, se unen algunos razonamientos neomarxistas, a saber:

  • 3. Que los «grupos históricamente vulnerados» (1) deben ser privilegiados en la actualidad por sobre los que según la narrativa neomarxista han monopolizado el poder.

Sumando esta otra premisa, es fácil comprender los reclamos por parte de los promotores de la Ideología de Género, de que cristianos, hombres, blancos, heterosexuales, etc. asumamos una actitud de sometimiento frente a otros grupos.

El rol de la corrupción del sistema universitario en el desarrollo de la Ideología de Género

Esta fundamentación artificiosa, la gesta un sistema universitario no dedicado ya al descubrimiento, sino convertido en una usina de adoctrinamiento para la formación de cuadros burocráticos. Los departamentos de humanidades y ciencias sociales, ya no están preocupados por generar conocimiento sobre una realidad que (recordemos para ellos «no existe»). El objetivo actual es servir eficientemente al poder global en la aplicación de su agenda.

Paradójicamente, muchos quienes defienden la ideología de género lo hacen desde la creencia genuina de estar desafiando al «poder establecido». Algo cada vez más difícil de afirmar teniendo en cuenta que ya no solo se trata de la narrativa oficial de los medios y la academia, sino también de las grandes corporaciones globales. Esto quedó en evidencia este mes con la acción propagandística coordinada a nivel global en apoyo de la ideología de género que involucró la modificación simultánea de los logotipos de un numeroso conjunto de corporaciones multinacionales.

Parafraseando a Voltaire, si querés saber quién te domina, fijate a quién no tenés permitido criticar.

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario