Las falsas denuncias de mujeres contra hombres en la historia

 No hay nada nuevo bajo el sol. Nada habrá que antes no haya habido; nada se hará que antes no se haya hecho. ¡Nada hay nuevo en este mundo! todo ha sido hecho o dicho antes. ¿Puedes indicar algo que sea nuevo? ¿Cómo sabes que no existió ya en remotas edades? dice el proverbio bíblico, en Eclesiastés (Capítulo 1, versículo 9), atribuido al rey Salomón. [1]

Imagen cortesía elconfidencial.com – Todos los derechos reservados

Este proverbio coincide con el tema que abordaremos, las denuncias falsas por acoso y violación de mujeres contra hombres, que existieron desde el inicio de los tiempos.

Siguiendo con la Biblia, la primera denuncia falsa la podemos encontrar en Génesis 39:1-23, siendo la víctima de la misma José, el soñador, (el hijo favorito de Jacob que fue vendido como esclavo a Egipto por sus crueles hermanos y que luego se convirtió en gobernador del país del Nilo) quien fue encarcelado en venganza por la mujer de su amo Potifar, después de que esta lo acosara sexualmente y él la rechazara, siendo acusado por ella de violación. [2]

En otras fuentes, como las de la Antigua Grecia, encontramos las historias de Hipólito (el hijo del héroe Teseo) que vivió algo parecido a lo que pasó con José siendo acusado por su madrastra Fedra, al igual que el héroe Belerofonte, quien fue calumniado por la reina Antea (Estenebea en otras versiones), esposa de Preto. [3]

Estos 3 hombres fueron acosados por mujeres y ellos al no acceder a sus pretensiones, denunciados por ellas por algo que nunca hicieron, pero lamentablemente no fueron los únicos.

Más cercanos en el tiempo, tras el fin de la esclavitud en Estados Unidos, emergió la violencia sexista y racista principalmente en el sur del país expresada en los linchamientos de miles de hombres negros acusados de supuestas violaciones contra mujeres blancas denunciados por la activista afroamericana Ida B. Wells.

Imagen cortesía lavanguardia.com – Todos los derechos reservados

Dichas acciones fueron promovidas por destacadas sufragistas como Elizabet Cadi Stanton, Susan B Antoni, Reveca Latimer Felton ETC, quienes veían a los negros como inferiores y se enfurecieron porque a ellos les fue otorgado primero el sufragio «aunque los hombres abolicionistas se imaginaron a sí mismos en la vanguardia radical de los derechos humanos, habían violado groseramente los derechos humanos, acusaron Stanton y Anthony, comprometiendo y otorgando el sufragio a los hombres negros «ignorantes» pero no a las mujeres blancas «educadas».

Esto despertó un movimiento de mujeres negras en defensa de sus compañeros masculinos tras los intentos de humillarlos, porque la mayoría —una mayoría sustancial— percibía que siempre que se degradó a sus compañeros, también se las degradaba a ellas. Además, querían que sus niños crecieran para convertirse en hombres y sabían perfectamente que para que así fuera necesitaban tener ante ellos el ejemplo de un hombre negro fuerte y esto era así en la misma medida, exactamente, en que sus niñas necesitaban modelos femeninos fuertes. [4]

La película Nacimiento de una nación , realizada en 1915, mostraba a los hombres negros como salvajes tratando de atacar a las mujeres blancas y su resultado fue que la raza negra se asoció estrechamente con la criminalización. [5]

El mito del violador negro persistió, siendo defendido por feministas como Susan Brownmiller, Jean MacKellar, Shulamith Firestone y Diana Russell, comentando que era una conducta propia de su raza y, a su vez, no mostrando ninguna empatía con los varones negros inocentes acusados y justificando incluso a las mujeres blancas que denunciaron falsamente. [6]

Imagen cortesía usnews.com – Todos los derechos reservados

También apoyó estas injurias la rama feminista del grupo racista Ku Klux Klan (KKK), descubriendo así sus activistas que el poder de la victimización sexual era igual de efectivo contra los hombres blancos también.

Elizabeth Tyler una de sus referentes, removió a Grand Dragon Simmons acusándolo de impropiedades sexuales y lo reemplazó con su amante a quien controlaba junto con la membresía del Klan.

Y si bien el KKK colapsó según el libro de John Davis, “Women ot the klan: foundations of modern  feminism”, el feminismo lo tomó como referencia y ya no persiguió solo a los hombres negros, si no que enfocó su agenda en todos los hombres, tal cual lo sufrimos en la actualidad. [7]

Notas:

[1] https://www.biblegateway.com/verse/es/Eclesiast%C3%A9s%201%3A9

[2] https://www.biblegateway.com/passage/?search=G%C3%A9nesis%2039&version=RVR1960

[3] https://lavilladelospapiros.wordpress.com/2017/09/18/el-motivo-de-putifar/

 [4] Angela Y. Davis, sexo,raza y clase – 2005 – Página 80 

[5]https://www.laizquierdadiario.cl/Angela-Davis-y-un-debate-con-el-feminismo-a-proposito-de-la-legitimacion-del-mito-del-violador-77189

[6] https://www.youtube.com/watch?v=YwDvKWOatcg

[7] http://www.dadsnow.org/index2.html

 

Compartir TWITTEAR

Deja una respuesta