Ideología de Género, Homosexualidad y Educación – por Enric Pont

La homosexualidad no es “diversidad sexual” sino una distopía sexual.

La homosexualidad en humanos y animales

El ser humano comparte con muchos animales solo dos sexos, macho y hembra.
La homosexualidad no se da en animales, sino solo conductas de dominio mediante el sexo. 
El comportamiento sexual animal no incluye la exclusión del sexo complementario, y en el ser humano sí. Ello es debido a cuestiones sociales aprendidas del medio que lo envuelve y condiciona, producto de un fallo en la elaboración de la identidad sexual en al infancia. La homosexualidad carece de un gen precursor, por lo que es imposible que nazcamos homosexuales.

El hermafroditismo, por otro lado, es un resultado biológico defectuoso en el ser humano.

La imposición de la Ideología de Género


La teoría de género está siendo impuesta en todos los ámbitos de la sociedad. Imponerla en las escuelas mediante la educación provoca riesgo de confusión sexual generando conflictos de concordancia sexo-identidad en el momento evolutivo de la formación de la identidad sexual.

La inclusión forzada de la teoría de género está causando la obligatoriedad de aceptación de literatura no científica sobre sexualidad. Amor no es sexo, sexo no es género, y género solo es rol. La teoría de género no debe ser impuesta. Las filias ligadas al sexo pueden ser moduladas por el ambiente. El respeto a la persona homosexual no excluye poder hablar abiertamente sobre homosexualidad ni comprender sus causas y pautas de desarrollo.

Compartir TWITTEAR

2 comentarios en “Ideología de Género, Homosexualidad y Educación – por Enric Pont”

  1. esta noticia no tiene sentido:

    “La homosexualidad no se da en animales, sino solo conductas de dominio mediante el sexo. El comportamiento sexual animal no incluye la exclusión del sexo complementario, y en el ser humano sí.”

    hubo un caso de 2 pinguinos del mismo sexo que formaron una pareja y cuidaron un huevo avandonado. es algo que pasa en muchas especies animales

    “cuestiones sociales aprendidas del medio que lo envuelve y condiciona, producto de un fallo en la elaboración de la identidad sexual en al infancia. La homosexualidad carece de un gen precursor, por lo que es imposible que nazcamos homosexuales.”
    la inmensa mayoria de los homosexuales admiten serlo desde sentir conciencia, y no es “algo aprendido” ya que mucha gente cuando su sociedad le reprime por ser homosexual, no se vuelve hetero, se oculta y finge serlo.

    y al principio pones que “es una distopia”

    que tiene de distopia que cada cual haga lo que quiere con su vida?

  2. Efectivamente la homosexualidad no se da en animales.
    El hecho de suponer que los animales tienen un comportamiento homosexual viene dado por la errónea interpretación de que ciertas conductas de éstos, en las que expresan un abanico de conductas compartidas por aquellas de carácter reproductivo, dan funcionalidad a otras de carácter completamente distinto. Como ejemplo explicativo podríamos utilizar el hecho de que una hembra de la especie de los cánidos utilice para el transporte de su prole sus propias fauces. Esa conducta no es inclusiva de que eso demuestre un comportamiento de canibalismo en esta especie animal, sugiriendo que por utilizar su boca y sus dientes, que sirven básicamente para proporcionarle alimento, sean una prueba de ese supuesto canibalismo. O del mismo modo, el hecho de que la madre se coma a su cachorro nacido muerto tampoco sería una muestra de canibalismo, sino una conducta ligada a la economía reproductiva y a la higiene.

    En cuanto a que la homosexualidad es una distopía
    El entonces presidente de la APA (años 90, que fue cuando la homosexualidad se hizo aceptable), en recientes declaraciones indica en claramente como la homosexualidad fue retirada de los transtornos de la conducta sin pruebas científicas y por presiones políticas.
    El ejemplo de los pingüinos que tu me pones no es homosexualidad, sino aloparentalidad, cosa que en las aves es bastante común.

    Nicholas Andrew Cummings describe que en los años setenta los movimientos feminista y gay prácticamente no se diferenciaban el uno del otro y que esta desclasificación se realizó por motivos únicamente políticos, convirtiéndose a finales de los años 90 en un poderosísimo lobby, que controla actualmente la Asociación Americana de Psicólogos.
    https://gloria.tv/video/yTFyWwgFuiUa3dvKyRXG7Qdtt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *