Lecciones que Uruguay puede aprender de la crisis migratoria Europea

Sirios en UruguayEuropa está sufriendo de una profunda crisis potencialmente desestabilizadora cuyas consecuencias aún están por verse: Millones de musulmanes solteros en condiciones de realizar actividades militares han ingresado y continúan ingresando sin controles a países sustentados como el nuestro sobre los fundamentos del cristianismo, el liberalismo y la tolerancia, valores diametralmente opuestos a la doctrina islámica.

Los primeros destellos de violencia étnica entre la población local y la horda migratoria, lamentablemente no se han hecho esperar. Los reportes de ataques sobre la población local son constantes: Ladrillos lanzados a casas, autos destrozados, colaboradoras voluntarias en campos de refugiados violadas, sin contar el episodio más paradigmático de todos, el acoso sexual masivo de Colonia.

En este hermoso país, todos estamos diciendo lo mismo: “Ojalá acá nunca pase algo así”. ¿Pero qué estamos haciendo para prevenirlo? El hecho de que haya ocurrido esto en Europa nos brinda la oportunidad de ver las verdaderas, espúreas intenciones detrás de movimientos supuestamente benévolos como es el caso del feminismo y las iniciativas de amparo a refugiados, que en este caso obraron en contra de la integridad de las sociedades en las que se aplican.

1 – No hay un riesgo de ataques sexuales al estilo que vive Europa: Al menos por ahora.

En Uruguay la dimensión del amparo a refugiados (solo cinco familias) ha sido prácticamente simbólica, por lo que de no continuar y de mantenerse la política de acoger solamente a familias, no implicaría el riesgo de ataques sexuales que representa la migración musulmana hacia Europa, la cual consiste predominantemente varones adultos jóvenes.

2 – Consideraciones para prevenir ataques sexuales e incentivar la integración en el caso de continuar el acogimiento de refugiados.

Para prevenir esto, es necesario que cualquier política de acogimiento de refugiados incluya un proceso de filtración previo al ingreso de las familias al territorio nacional Uruguayo, teniendo en cuenta los siguientes preceptos:

A – Denegación automática de asilo a varones en condiciones de realizar actividades militares. En tanto no arriben acompañados de su mujer y al menos un hijo del matrimonio. La unión en pareja y la convivencia con niños son dos factores que promueven la disminución de la agresividad en los varones.

B – Privilegiar el otorgamiento de asilo a Sirios cristianos y seculares, quienes aparte de haber sufrido la más grave persecución en este conflicto. Refugiados cristianos cuentan en Uruguay con una numerosa comunidad religiosa de creencias compatibles, a la que podrían integrarse mucho más fácilmente, que refugiados de una religión musulmanes, una religión con una historia de argesividad y violencia contra sociedades latinas occidentales como la nuestra.

3 – Estar atentos a la institución de privilegios para los “refugiados”.

En Berlin, Alemania, el gobierno decidió alojar entorno a 80.000 de estos “refugiados” en hoteles 3 y 4 estrellas. Paradójicamente, 80.000 es aproximadamente el número de indigentes con que cuenta la capital alemana. Es decir, que el gobierno está dispuesto a pagar con fondos públicos, aportados por todos los alemanes, el alojamiento en hoteles de buena calidad para “refugiados” extranjeros, pero no así para los propios indigentes alemanes.

Algo análogo hemos visto en Uruguay con las familias Sirias. Nadie puede decir que a los Uruguayos se nos garantiza nuestro derecho humano esencial a la vivienda: Son miles de Uruguayos, entre los que quizás estés vos, quienes actualmente no han cumplido y probablemente nunca cumplan el sueño de la casa propia. Pero los Sirios han recibido del gobierno, 25 hectáreas de campo para cada familia, pagadas por todos nosotros porque así lo decidió nuestro gobierno.

Es decir, el gobierno es capaz de quitarnos a los Uruguayos los cientos de miles de dólares, usarlos para regalarles 25 hectáreas a cada familia de Sirios, pero si sos Uruguayo y no tenés dónde vivir, o apenas te da para pagar el alquiler… Bueno, “rescatate”.

Estas acciones, de nuevo son presentadas como actos de solidaridad y altruismo desinteresados por parte del gobierno, cuando en realidad es un engaño, porque muchas personas no son conscientes de que esas entorno a 100 hectáreas que se distribuyeron entre 5 familias Sirias, que salen de nuestros bolsillos, son las casas que nosotros tenemos que pagar arriba de 50.000 dólares para comprar a través de la Agencia Nacional de Vivienda. ¿Quién puede argumentar que es justo que algunos reciban gratuitamente, lo que otros tenemos que trabajar toda una vida para conseguir?

4 – Incentivar activamente la libertad religiosa y de pensamiento entre los migrantes, y brindar protección a quienes abandonan el culto.

La integración completa de musulmanes a una sociedad occidental requiere el abrazo de una religión o filosofía aceptada por occidente. Esto es más fácil cuando el país no sufre de la existencia de guetos o zonas de concentración islámica, por lo que es una acción preventiva que debe iniciarse cuanto antes. Uruguay no los tiene, por lo que está en una posición ideal para comenzar.

Es importante aclarar que no debe forzarse la conversión de ningún individuo, pero todos ellos deben conocer las alternativas espirituales y filosóficas que poseen en nuestros países.

De acuerdo a la Ley Sharía, la expresión legal del islamismo que la mayoría de la población musulmana en países occidentales apoya*, el castigo para un varón que deje la religión deberá ser la muerte, mientras para la mujer, puede ser la muerte o el encarcelamiento por tiempo indefinido hasta que vuelva a convertirse al islam.

La violencia islamista contra quienes rechazan su religión, dados estos graves antecedentes, debe ser prevenida y fuertemente castigada.

Países islámicos con pena de encarcelamiento por dejar el Islam:

  • Afghanistan (Mujer)
  • Egipto
  • Indonesia
  • Jordania
  • Pakistán

Países islámicos con pena de muerte por dejar el Islam:

  • Afghanistan
  • Arabia Saudita
  • Brunei (Pena de muerte establecida en el 2013)
  • Emiratos Árabes Unidos
  • Irán (Mediante fatwas)
  • Malasia (En algunas provincias)
  • Marruecos
  • Mauritania
  • Qatar
  • Somalia
  • Sudan
  • Territorio controlado por Boko Haram (Nigeria)
  • Territorio controlado por el ISIS ( Libia, Siria, Iraq )

Más información:

  • https://en.wikipedia.org/wiki/Apostasy_in_Islam#Afghanistan

* 51% – Cifra en EEUU – http://www.jihadwatch.org/2015/10/51-of-u-s-muslims-want-sharia-60-of-young-muslims-more-loyal-to-islam-than-to-u-s

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *