[VIDEO] – Una chica de 21 años vive como una bebé – Paul Joseph Watson

Jess, de Florida, con 21 años ha dedicado su vida a vivir con su novio como un bebé. Ella dice vestir pañales pero solo orina en ellos, no defeca. “No sé, eso es demasiado para mí”.

¿En serio? Porque presentarse en un pañal mientras te orinas encima está perfectamente dentro de los límites de la normalidad.

“Para mí no hay nada sexual sobre mi juego de edad ni nada como eso en realidad”. ¿En serio?

Esa es la razón por la cual tu imagen de encabezado de Youtube te muestra con tus piernas abiertas con la cámara enfocando tu entrepierna. No, no es sexual para nada.

Algunos me llaman pedófilo. Este juego de edad no es sexualmente estimulante para mí de ninguna forma. Claro, así que no es algo sexual. Pero los términos oficiales de lo que hacen son Papi Dominante / Niña Sumisa, Bebé Adulto y Amante del Pañal, Juegos de Edad, todos ellos son parte de BDSM. Para quienes no sabe lo que significa eso, es Bondage, Dominación, Sumisión y Sadomasoquismo. Claro, no hay nada sexual sobre eso.

“Creo que todo tipo de gente mira mis videos por diferentes intenciones o propósitos”. ¡Pedófilos!

Jess dice que vivir como un bebé es una forma de lidiar con el hecho de haber sido violada de niña, pero ella admite que probablemente habría elegido este estilo de vida de todas formas.

Ok, aquí hay 2 cosas. Primero, el hecho de que bebés adultos son siquiera una tendencia es parte del intento demente de la izquierda regresiva para normalizar la pedofilia como una preferencia sexual legítima alternativa.

¿Se acuerdan de este freak de mediana edad que abandonó a su esposa y siete hijos para vivir como una niña de 6 años? Pueden reírse, pero muchos en la izquierda celebraron a Stephanie Walsh como un ícono valiente para la comunidad transgénero.

¿Se acuerdan de Todd Nicholson, el aspirante a violador de niños con una plataforma regular en Salon.com? Ese sitio lo mostró hablando sobre masturbarse con una niña de 5 años, fantaseando con videos de una niña bailando y girando. Ese sitio le sigue dando a Nicholson una plataforma, a pesar de admitir que él, cito, “tendría sexo con una niña si ella lo quisiera y lo iniciara”.

“orque aquí su agenda es sabotaje. Eso comenzó, quizás, como destrucción creativa: vamos a destruir la sociedad y reconstruirla a nuestra propia imagen. Pero ahora es: “¿Saben qué? Olviden la reconstrucción; vamos a hacerla explotar”.

En segundo lugar, Jess tiene sus libros de colores, pero los libros para colorear dirigidos a adultos son una tendencia. Son comercializados como aliviadores del estrés. En realidad, este es solo un aspecto de una tendencia más amplia: la infantilización de la sociedad como un todo. Las redes sociales han tenido el efecto de crear una compulsión sin fin de validación, regresando a la mentalidad que teníamos como niños pequeños.

La necesidad narcisista del bebé de que alguien los reasegure constantemente sí existe. De acuerdo con la neurocientífica y profesora de farmacología sináptica en Lincoln College en Oxford, Lady Greenfield, las redes sociales está exacerbando períodos cortos de atención, narcisismo y la incapacidad para empatizar. Todos son rasgos asociados con niños creando adictos que son tan adictos a la pantalla que no dedican ningún esfuerzo en formar sus caracteres en el mundo real.

Esto lleva a un estado constante de crisis de identidad. Esta es la razón por la cual vemos esta explosión de gente joven identificándose con todo tipo de cosas nebulosas y bizarras. Estamos siendo atrapados en un estado de adolescencia permanente: gracias a las redes sociales, los cerebros de la gente joven están siendo reconectados.

Ahora tienen hombres y mujeres adultos cayendo de precipicios tratando de atrapar personajes animados de Pokémon, por Dios. Tienen a adultos aferrándose a muñecas, ensuciando pañales y pretendiendo que son bebés. En esta última etapa decadente de una sociedad bizarra, un comportamiento bizarro y aberrante se vuelve un lugar común, tan lugar común que los medios de comunicación y muchos en la izquierda lo aceptan y promueven como normal.

“Y descubrí en mi estudio que la historia es cíclica. En cualquier lugar del mundo encontrarán este patrón. En tiempos antiguos, cuando una cultura comienza a decaer, tiene un florecimiento de fenómenos transgéneros que es un síntoma de colapso cultural. Así que en vez de que la gente cante las alabanzas del liberalismo humanitario que permite a todas estas posibilidades transgénero de aparecer y ser estimuladas, yo estaría más preocupado sobre cómo la cultura occidental está presentándose a sí misma ante el mundo”.

Otro ejemplo, un destacado profesor de psiquiatría clínica incluso dijo que el que esta mujer tenga a alguien que pusiera destapacaños líquido en sus ojos para quedar ciega era una forma ética de tratar su condición. Sí, siempre hemos tenido humanos comportándose muy raro, pero nunca la hemos visto respaldada por la cultura dominante y el establishment a este grado. Esto es marxismo cultural.

Literalmente, están enseñando a la gente joven que vestir pañales y babear es algo que debe ser respetado. Esta locura de los bebés adultos es otro ejemplo de cómo nuestros cerebros están siendo infantilizados por las redes sociales y cómo lo políticamente correcto están normalizando y validando la enfermedad mental.

Los adultos de verdad han abandonado la conversación.

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *