El asalto sexual masivo en Alemania y la tradición de violencia sexual anticristiana en el norte de áfrica

Cientos de Árabes y NorAfricanos atacan sexualmente a mujeres alemanas y el feminismo sale a defender a los atacantes.
Cientos de Árabes y NorAfricanos atacan sexualmente a mujeres alemanas y el feminismo sale a defender a los atacantes.

En caso de que no estés al tanto, durante los festejos del día de la víspera de año nuevo en Alemania, cientos de mujeres alemanas fueron asaltadas sexualmente por extranjeros de procedencia árabe y nor-africana, la actitud del feminismo frente a este hecho, fué completamente contraria a sus supuestos objetivos de protección de la mujer, tardando días en emitir una opinión sobre el mismo y centrando la comunicación no en la protección de las mujeres sino en la de los mismos extranjeros que cometieron estos deleznables actos de violencia sexual.

A consecuencia de este ataque, un ministro alemán mencionó estar frente a “Una dimensión totalmente nueva de crímenes sexuales”. ¿Pero, realmente lo es?

Antecedentes históricos de la violencia sexual y étnica de árabes y nor-africanos contra europeos cristianos.

Quizás el ministro alemán no tuviera un conocimiento ¡de historia como para recordar la existencia del fenómeno conocido como la piratería berberisca.

Desde el siglo 16 hasta hace apenas 200 años, piratas musulmanes basados en la costa mediterránea de Argelia organizaban asonadas contra los pueblos costeros y capturaban barcos mercantes cristianos, con el objetivo de tomar a sus habitantes y tripulación como esclavos. – Si. Esclavos europeos cristianos. -.
Untitled-2

El número de europeos tomados como esclavos por los musulmanes entre 1580 y 1780 fué estimado por el historiador Robert C. Davis entre 1.000.000 y 1.250.000 personas, solo en el mediterráneo occidental. A esta cifra se le pueden sumar los 2.500.000 esclavos europeos cristianos del mediterráneo occidental y el mar negro, para llegar a un total de casi 4.000.000 de europeos esclavizados por musulmanes. Para compararlo, el comercio trans-atlántico de esclavos africanos esclavizó entorno a 12 millones de personas, por lo que no estamos hablando de cifras pequeñas.

Este acto de barbarie tuvo como principales víctimas a las poblaciones costeras de España, Italia, Francia y Portugal.

– Es bastante probable que tus antepasados hayan vivido en esas mismas costas durante este período, aterrorizados por la posibilidad de un ataque de piratas musulmanes -.

Una tradición de esclavitud sexual anti-europea y anti-cristiana.

El grueso de las mujeres europeas tomadas como esclavas por musulmanes era violada tan pronto como era capturada por la tripulación del barco, y luego vendida al mejor postor, ya en tierra firme, como esclava sexual. La esclavitud sexual es un fenómeno que al contrario en la esclavitud africana en américa, era muy común en la esclavitud de europeos en países musulmanes.

Esclavitud sexual

Los esclavistas musulmanes justificaban el comercio de esclavos con el islam (fuente), llamándose a sí mismos Mujaheedin (Soldados del Yihad), develando la esclavitud cristiana como un acto de agresión de una comunidad religiosa a otra.

Volviendo a Alemania…

Entonces decir que el ataque sexual masivo de colonia es un acto sin precendentes, demuestra o ignorancia sobre la historia del norte de África y las relaciones islamo-cristianas, o el intento de ocultar al público la existencia de estos antecedentes históricos.

Por otro lado, teniendo en cuenta la tradicional violencia sexual vigente en los países musulmanes del norte de áfrica, es esclarecedor ver a las mismas feministas que se desgarran las vestiduras cuando un varón occidental le dice a una mujer que es linda, salir a defender a miembros de una cultura extranjera tremendamente misógina que acaban de cometer el mayor acto de violencia sexual del siglo en Europa.

Ante esto, ¿Cómo puede una mujer seguir creyendo que el feminismo busca su protección? ¿Cómo puede seguir apoyando al feminismo que saldrá a defender a sus agresores tan pronto como sirva a su objetivo político central de degradar nuestra civilización occidental? Ante tales contradicciones, no es sorpresa que tantas mujeres estén renunciando al feminismo.

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *