La parentalidad y la masculinidad positiva

Alcanzar la igualdad requiere la participación tanto de  varones como de mujeres. El rol paterno requiere un cambio del modelo tradicional y para ello es  vital promover una masculinidad positiva.

Imagen cortesía de infobae.com – Todos los derechos

La equidad, que tanto reclama el feminismo, también debe hacerse partícipe par el varón. La masculinidad no sólo implica realizar las tareas del hogar, sino que también ser parte de la educación de los hijos más que meros aplicadores de castigo al volver de los empleos.

El ideal de paternidad, propio del siglo XXI, tiene un verdadero contraste con aquella visión del heredero del pasado, donde el padre pasaba a ser un figura de segundo orden o un ayudante de la imagen materna. La creciente participación femenina en el mercado laboral ha requerido una mayor presente la paterna en el hogar y para ello es fundamental que la masculinidad hogareña y social cuente con una imagen positiva. 

Con los estereotipos de género aún muy latentes en la sociedad, que también golpean al varón y una masculinidad que centra la atención en la imagen materna. Esto hace que alcanza una parentalidad positiva requiera la participación de ambas partes, un compromiso desde el varón y que estas tareas no mancillan su masculinidad, en tanto, desde las mujeres permitir una mejora de la imagen paterna y no ser el rol secundario de castigo o temor. 

FUENTE: Esquerda

Compartir TWITTEAR

Deja una respuesta