¿Qué es el modelo Duluth de violencia doméstica?

El modelo Duluth de violencia doméstica_Otra arma en manos del feminismo contra los derechos de los varonesEl denominado modelo Duluth de violencia doméstica es un enfoque para el combate de la violencia doméstica, basado en la ideología feminista y el supuesto de que la causa de la violencia doméstica es una “ideología patriarcal”.

En qué está basado el modelo Duluth

El modelo está basado en ideología feminista. Supone que en todos los casos la violencia doméstica es responsabilidad del varón y está causada por su pretensión de controlar a la mujer.

Críticas al modelo Duluth de Violencia Doméstica

Si bien el modelo es apoyado por el establishment académico feminista, ha sido fuertemente criticado en base a varios puntos:

  1. Se basa en la ideología, no en conocimiento científico.
  2. Es un enfoque polarizador que perpetúa una atmósfera de odio de género.
  3. Elimina la capacidad de atender a situaciones de violencia doméstica en las que el agresor es la mujer.
  4. Se centra en culpar y humillar al varón en lugar de buscar una solución al problema, e ignora el efecto de las adicciones ( Drogas, Alcohol ) y las psicopatías del agresor.

Recorramos punto por punto estas objeciones:

1. Se basa en la ideología, no en conocimiento científico.

Las constantes fallas y sesgos en los estudios sociológicos y cifras citadas por feministas están harto comprobadas y tienen asiento en una visión epistemológica rampante en las universidades de ciencias sociales, que supedita la veracidad del conocimiento a su utilidad para el logro de fines, generalmente políticos, bajo la égida de la “justicia social”.

2. Es un enfoque polarizador que perpetúa una atmósfera de odio de género.

El modelo incluye instancias de “formación” en las que ( generalmente una ex-victima de violencia doméstica ), indoctrinada y radicalizada para responsabilizar de su sufrimiento a todo el género masculino y sus impulsos sexuales naturales, busca transmitir este indoctrinamiento a sus alumnos.

Esta perspectiva no hace otra cosa que perpetuar una “guerra de los sexos” que no hace más que traer soledad e infelicidad a las personas que se quedan atrapadas en esta forma de pensar que el modelo promueve.

3. Elimina la capacidad de atender situaciones de violencia doméstica en la que el agresor es la mujer.

En Uruguay, para variar, no hemos conseguido datos de victimización por violencia doméstica según el género de la víctima. Pero en EEUU, el 36% de las víctimas de violencia de género son varones. Es decir, más de 1 de cada 3 incidentes de violencia doméstica tienen como víctima a un hombre. Y sin embargo se está proponiendo un modelo de atención a la violencia doméstica que supone que estas víctimas no existen.

4. Se centra en culpar y humillar al varón

El modelo cae en la falacia lógica de la causa única, asume que la causa es siempre la misma y falla al intentar probar que este es el caso, recurriendo a todo tipo de falacias argumentativas para justificar su afirmación ideológicamente motivada de que es el deseo de posesión de la mujer por el hombre la causa de la violencia.

Como simplifica las causas de la problemática a una sola, pretende imponer a todos los casos de violencia doméstica una sola solución que se basa en la humillación del varón involucrado.

 

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *