[#MasculinidadPositiva] Se debería hacer más para exponer el Fraude Parental

Miles de hombres podrían estar criando sin saberlo niños que no son los suyos. Si pretendemos que los varones se involucren más en la crianza de los hijos, es fundamental que hagamos más socialmente para que cuenten con la seguridad paternal que les permita hacerlo.

Podría ser el fraude máximo. Es probable que miles de hombres estén criando hijos que les han engañado para que crean que son suyos, cuando en realidad fueron engendrados por otro hombre. Una víctima de fraude de paternidad en Gran Bretaña está pidiendo que se convierta en un delito penal después de que pasó seis años criando a un niño que pensaba que era su hijo, solo para descubrir que su esposa había usado el esperma de su exnovio en una clínica de inseminación in-vitro .

El hombre la demandó por £ 60.000 (Unos 84.000 dólares) que había entregado en manutención de los hijos después de que se separaron, pero solo obtuvo una pequeña cantidad en compensación, a pesar de que el juez dijo que había sido víctima de un «engaño y fraude evidentes».

Suena como un caso extremo y aislado. Pero los estudios sugieren que entre el 2% y el 10% de los hombres han sido engañados para que críen el hijo de otro hombre.

Por razones obvias, el fraude de paternidad , o la discrepancia paterna, como lo llaman los profesionales de la salud, es difícil de rastrear a nivel social. La mejor revisión británica se publicó en la revista Epidemial Community Health hace diez años. Al observar todos los otros estudios, dijo que el promedio era del 4%. Así que de acuerdo a estos datos 1 de cada 25 padres está sufriendo un grave malentendido.

La discrepancia paterna a menudo se descubre por accidente, como a través de pruebas médicas para una enfermedad que tiene un elemento genético.

La prevalencia es mayor entre miembros de grupos socioeconómicos más bajos, padres jóvenes y embarazos por primera vez. Para no decirlo demasiado, si eres un padre adolescente de origen pobre, es posible que desees hacerte una prueba de ADN. Y a riesgo de asustar a los marineros con novias a largo plazo, el estudio también afirmó que:

“Se observan tasas más altas de infidelidad entre parejas que no están casadas. Además, el tiempo que pasan separados en matrimonios o relaciones a largo plazo (por ejemplo, a través de viajes laborales) también se asocia con niveles más altos de infidelidad «.

La discrepancia paterna a menudo se descubre por accidente, como mediante la donación de órganos o pruebas médicas para una enfermedad que tiene un elemento genético. A veces, un hombre ha intentado engendrar un segundo hijo y las pruebas de infertilidad muestran que no pudo haber tenido el primero.

Los asesores genéticos son los profesionales que asesoran sobre los resultados de las pruebas de enfermedades hereditarias, a menudo después de que se han tomado muestras de los fetos en el útero y de los padres. En consecuencia, a menudo son los primeros en saber que el padre no es el padre. Un estudio en Estados Unidos encontró que más del 95% de ellos no le dirían a un hombre que el niño no es suyo. (Alrededor del 95% de los asesores genéticos son mujeres, y hay que preguntarse si se informaría a más hombres si más asesores fueran hombres).

Y, por supuesto, no es solo el padre el que sufre; el hijo o la hija pueden salir aún peor si se descubre de repente que su padre es, biológicamente, un extraño. Hace unos años, una joven llamada Elspeth Chapman tropezó con el diario de su madre y descubrió que era producto de una aventura ilícita. «Estaba devastada. No lo podía creer. Mi mundo comenzó a desmoronarse después de eso”, dijo. El caso legal resultante, ampliamente cubierto por la prensa , destrozó a su familia y arruinó su relación con el hombre que la había criado.

Anna Middleton, una asesora genética que trabaja para el Welcome Trust Sanger Institute, dijo que solo le había informado a un hombre que no era el padre de sus hijos porque no había tenido otra opción, dado que le habían hecho una prueba de infertilidad y no había forma de evitar informarle. “Esa fue una información absolutamente devastadora para él. Tenía que manejarse con una sensibilidad increíble”, dice.

“Es algo en lo que se piensa con mucho cuidado. Es una información que podría destruir a una familia y solo se compartiría si no hubiera otra opción, porque era directamente relevante [para la afección médica que se investiga] ”.

Por lo general, se puede evitar informar de un fraude de paternidad al ceñirse muy de cerca a la tarea médica específica que se le ha encomendado al consejero, explica: “Si han venido para hacerse una prueba de una condición genética, entonces eso es en lo que te enfocas y tú no profundizas en ninguna otra información interesante que se obtenga de las pruebas. Si quieren una prueba de paternidad, pueden comprar una».

Muchos hombres admirables crían a sabiendas a los hijos de otros hombres como si fueran propios sin decírselo al niño, porque hacerlo los confundiría y disgustaría. Pero para la mayoría de los hombres, la idea de hacerlo sin saberlo no sería solo un robo del amor, el esfuerzo y el tiempo que dedican a la relación, sino que los afectaría en un nivel primordial, casi tan profundamente como si sus propios hijos se les hubieran sustraido.

Obtenemos la palabra “cuck” del cuco que pone sus huevos en el nido de otro pájaro; y el «cuck» o «cuckold» ha sido objeto de desprecio y burla desde que existe. Sin embargo, dada la escala aparente y el efecto devastador del fraude de paternidad, seguramente es hora de ver a un hombre así no como un objeto de burla, sino como víctima de un cruel engaño. Después de todo, todo lo que se necesita es una llamada telefónica para que el mundo de cualquier padre se haga añicos de la misma manera.

Compartir TWITTEAR

Deja una respuesta