Objetivos políticos de la creación del concepto de Violencia de Género y sus definiciones

Poder a las mujeresLa “Violencia de Género” es un concepto diseñado por el feminismo de género y popularizado mediante las campañas mediáticas implementadas por diversas ONGs e instituciones gubernamentales de la misma filiación ideológica. 

El objetivo explícito, obviamente es el combate de los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas. Pero es inocente pensar que esta acción no busca aportar al objetivo central del feminismo de género que es aumentar la cuota de poder de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad, lo que no puede hacerse sino avanzando sobre la cuota de los hombres, quienes en contextos como el sexual o el de la crianza de sus hijos, ya eran relegados por la sociedad a un segundo plano y hoy en día son cada vez más los espacios en los que la igualdad le está dejando paso al favoritismo por la mujer.

Definiciones de Violencia de Género

Las definiciones que el feminismo de género promueve de este concepto son:

  1. Excesivamente abarcativas – se pueden llegar a aplicar a cualquier caso por lo que no se puede definir objetivamente si algo es VdG o no –
  2. Discriminatorias – solo contempla el caso en que la victima es mujer -.

Un ejemplo de esto lo tenemos en el recientemente presentado proyecto de Ley Integral de Violencia de Género.

Se entiende por violencia basada en género hacia las mujeres toda conducta, acción u omisión, en el ámbito público o el privado que, sustentada en una relación desigual de poder en base al género, tenga como objeto o resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos o las libertades fundamentales de las mujeres

Razones políticas para definir vaga y discriminatoriamente este término

El contexto de la victimización femenina

Actualmente la tendencia de la sociedad a interpretar al varón como el más fuerte, el agresor, y a la mujer más débil, como víctima, en todo conflicto intersexual es un hecho indiscutible.

A pesar de que – paradójicamente – lo interpreta como un “rasgo patriarcal”; el feminismo ha abrazado este arquetipo de mujer-víctima / varón-agresor, convirtiéndolo en la fundamentación predilecta para sus reivindicaciones.

Unidireccionalidad

El carácter unidireccional de la definición, se refiere al hecho de que solo esté definida la violencia de género cuando la mujer es la víctima y el varón el victimario.

La unidireccionalidad, garantiza que siempre será el varón el que se siente en el banquillo de los acusados, y le otorga impunidad a la mujer sobre estas cuestiones para que no existan casos de violencia de género hacia varones que puedan desafiar el reforzamiento del arquetipo mujer-víctima en el que se sustenta la capacidad del feminismo para extraer de la sociedad privilegios y atenciones especiales para la mujer.

Vaguedad

Si quisiéramos definir adecuadamente un término para que este sea útil al análisis, trataremos de hacerlo de forma concisa y sin dar lugar a interpretaciones subjetivas. Ahora, las definiciones que el feminismo ha realizado de este término son todo lo contrario. ¿Por qué?

Estas definiciones abiertas, permiten a toda mujer interpretar arbitraria y subjetivamente qué “menoscaba el goce de sus libertades”, y qué no, como lo ilustra este episodio.

Se le otorga así a la mujer el poder de definir subjetivamente qué constituye violencia de género hacia ella y qué no, convirtiendo a la necesaria interacción entre el varón y la mujer en una caminata por un campo minado para el varón, puesto que cualquier “conducta, acción u omisión” puede llegar a ser interpretada por la mujer como un acto de violencia, y el varón ser sancionado moral o ahora incluso legalmente.

Compartir TWITTEAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *